* Hello, my friends! welcome to letra e fel! If you like this space, please share it with your friends.
* Dzień dobry, drogi czytelniku, witaj w blogu Letra e Fel! Dziękujemy za wizytę. Jeśli nasz blog ci sie spodobał, poleć go swoim znajomym.
*!Hola! , amigo lector. Sea bienvenido y si le gustó mi blog, recoméndelo a sus amigos!
*Cher lecteur, soyez le bienvenu! Veuillez conseiller notre blog à vos amis si vous l'avez aimé. Merci beaucoup!

16/11/2014

No princípio foi Valdepero (Pedro Sevylla de Juana/ parte1)


                                   À memória de Muqui meu ponto de ancoragem em Brasil

Alcancé Valdepero, un puntito en el imposible mapa
del Universo infinito,
cuarenta y tres kilómetros cuadrados
de tierra de labor y pueblo antiguo:
puerta de la muralla medieval, doscientas casas
de piedra, adobe y ladrillo
fuentes de San Pedro y la Atalaya,
iglesia, ermita y castillo.

Mi impaciencia nació -mediado marzo de mil
novecientos cuarenta y seis-
un mes antes de lo considerado saludable;
y a punto estuve –hola y adiós-
de morir en ese instante.

Aprendí a caminar entre animales de tiro
y aperos de labranza. En simple
precaución quedó el miedo a las llamas
danzarinas del hogar,
caño infernal de la estufa,
horno de Florentín: leña del monte
y pan dorándose, territorio de Canene.

Van pasando los años en reata,
atadas las cabezas a las colas;
y mi entrada en la Casa Grande,
cada día se distancia más del ahora.

Escalador en la pendiente de la edad
subo aún,
sin saber cuándo haré cumbre.
Quedo a expensas de los aliados fieles
que me impulsan en la conquista de los días:
el deseo de vivir, el optimismo, ese ejercicio metódico y diario,
la recreación imprecisa del pasado y las valiosas
medicinas que el médico considera
imprescindibles:
confianza en la humanidad futura  y amor enamorado.

Brisa fresca, ventarrón en ocasiones, vienen
los nietos buscando mi mano
para llevarme a sus nuevos sitios viejos,
cambiarme la forma de mirar la vida y,
algunas veces,
hasta la forma de verla, ilusionándome.

Sentados en rueda les cuento Valdepero
y escucho lo que digo
como si fuera uno más de los oyentes.
Vuelvo a ser infante atendiendo en mí a mis abuelos:
fuelle de la fragua, carbones ardientes, hierro al rojo,
yunque soportando martillazos indebidos;
o par de mulas ignorante
de avanzar arando, sembrando, segando, acarreando, trillando,
recogiendo la cosecha; verano ardiente,
avidez del agua en el botijo ya mediado.

Valdepero, era, les digo y me digo:
empuje y habilidad: extremidades, torsos,
cuerpo y mente purriendo, mango alargado de la horca,
colocando los brazados de nías en las redes,
varales multiplicadores de la capacidad
del carro.
Era la fuerza de los brazos y la espalda,
subiendo ochenta kilos de trigo a la panera,
sacos de yute, cuatro
cuartos rasos, media carga.

Valdepero era, a mis ojos,
la solidez pétrea de los páramos ásperos,
la debilidad caliza de las laderas grises
enfrentada a la impertérrita erosión,
y la parda fertilidad de la tierra llana
cruzada de arroyos.

Era Valdepero,
el día a día rutinario y las temidas
irregularidades llegadas de improviso.
El temor agobiante y la esperanza
desdeñada, desdeñosa;
trabajo agotador y el complemento
de la economía: pasar con poco, ajustar
las necesidades a la posibilidad,
huir del despilfarro como de la peste;
aquella peste que diezmaba
la población de los corrales, esparciendo
los cadáveres por el camino de Ices
allá en los molederos: pasto de las aves,

insalubre carroña.

Nenhum comentário: