* Hello, my friends! welcome to letra e fel! If you like this space, please share it with your friends.
* Dzień dobry, drogi czytelniku, witaj w blogu Letra e Fel! Dziękujemy za wizytę. Jeśli nasz blog ci sie spodobał, poleć go swoim znajomym.
*!Hola! , amigo lector. Sea bienvenido y si le gustó mi blog, recoméndelo a sus amigos!
*Cher lecteur, soyez le bienvenu! Veuillez conseiller notre blog à vos amis si vous l'avez aimé. Merci beaucoup!

18/01/2015

A vitória do desejo (poema de Pedro Sevylla de Juana)

À desenhadora Carme Esther Miravet

Cuarta Gracia de Rubens,
caminaba Leda, Primavera adelante
mostrando su belleza rotunda,
entre los transparentes pliegues
del tejido intangible que
Reina recién desposada, vestía.

La floresta iluminaba el día,
la Mata Atlántica, el agua del estanque,
la catarata sonora
y los cisnes,
Blanco y Negro,
que allí se bañaban.

Despojose Leda de sus insustanciales vestiduras
para no mojarlas,
y quedó tan desnuda como
cuando iba vestida.

Enamoró a los cisnes de los que
se enamoraba sin propósito definido.
Oh, sus plumas límpidas; Oh, su cuello
de curva interrogante,
su elegante misterio.
Y los cisnes lucharon entre sí
con todo el deseo de su fuerza,
con la fuerza toda del deseo recién surgido.

Cabellos, rostro, hombros
brazos, pechos,
el nácar de mil caracolas en la piel rosada;
vientre, muslos y la misteriosa conjunción
copulativa, que despertaba del largo
sueño de castidad debido
y reservado al esposo.

Blanco y Negro lucharon
por la escultura viva de mujer:
picotazos, graznidos
y tirones de los cuellos
entrelazados.
Los dos Cisnes, machos amigos del alma,
señores de la hermosura animal,
de las armoniosas líneas,
se enemistaron por el afán reproductor
que puso en ellos Naturaleza.

Ganó Cisne Negro
y el blanco
                     huyó
                              a toda
                                          prisa
picoteando su orgullo marchito
las plumas deshojadas,
las alas rotas,
el cuello desplomado.

Leda, testigo de la lucha,
vivía los momentos con agitación virginal
mientras los deseos, tanto tiempo reprimidos,
iban desatando sus ligaduras,
desplegando las nerviaciones,
sensibilísima sensibilidad,
humedeciendo la piel interna
con una miel tan líquida como
el agua que recibía el exceso.

Fue allí, en el estanque de las mil delicias,
donde el Cisne triunfador,
negras sus plumas brillantes,
iluminadas de su propia luz hasta
confundirse con el blanco inmaculado,
se acercó a la mujer de simetría perfecta,
figura de cálida y suave piel nacarada.

Lo esperaba Leda ansiosa y tímida,
señalando, más que cubriendo,
con las manos, su intimidad trémula:
pechos altos, muslos prietos en la conjunción
esponjada, rebosante de melifluos deseos.

No era humano Cisne Negro, porque era
el Padre Zeus, dios de dioses,
encarnado en él para poseer a Leda
y adueñarse de su inocente piel de nácar
de sus pechos intocados
de su intimidad abierta
de su deseo y su placer desbordantes
desbordados.

En el instante supremo de la Cópula
se oyó enérgico y suave
el Himno profano que tituló Eros:
“La victoria del Deseo”, compuesto
por Händel, Afrodita, Apolo e Himeneo
para ocasión tan memorable.

Esa larga y espléndida sinfonía
de cambiante ritmo,
que parecía resucitar con crecido vigor
tras los silencios,
tuvo el efecto de despertar en mi la autocensura
y evitarme la descripción de tan apasionado encuentro.

Mal menor
pues la imaginación de poetas y pintores
la ha dibujado en todas sus variantes posibles
durante los largos siglos transcurridos.

Escrito por PSdeJ ao ditado das musas,
da própria Leda e o próprio Cisne Negro Zeus,
no dia 17 de janeiro de 2015, festividade de San Antón,

padrão dos animais, cisnes incluídos.

Nenhum comentário: